El dueño del hotel de las aves

La Periquera
La Periquera

“Me acuesto pensando en las aves, me levanto pensando en las aves” comenta José Edgardo Kamen, el dueño del negocio La Periquera, cuando nos compartió su historia. La Periquera es un lugar que funciona como un hotel para las aves y donde se pueden encontrar muchas especies.

IMG_3879Él es el pionero en El Salvador que se especializa en el cuidado de los pájaros. “De niño me gustaba recoger aves que se caían de los nidos y ese era mi pasatiempo. Me gustaba más que jugar como juegan los niño a la pelota.” Comenta José Kamen con emoción, “A mí me gustaba recoger las aves, darles de comer, criarlas y dejarlas libres. Eso me hacía feliz. “José Edgardo Kamen comenta muy feliz que le gustan todas las especies de aves y no hay ninguna que le desagrade.

El señor Kamen trabajó en un lugar llamado Parrots Jungles (La Jungla de las Aves) en Miami, Estados Unidos. Ahí conoció a varios biólogos y especialistas en aves que le enseñaron sobre la reproducción de ellas. Por lo tanto, él tiene el conocimiento sobre la reproducción de aves desde un colibrí hasta un avestruz. Cuando regresó a El Salvador, José no sabía qué hacer y comenzó a investigar si había personas que tuvieran un amplio conocimiento sobre las aves y vio que no había nadie. Fue ahí cuando se le ocurrió poner una venta y un hospedaje de aves.

Hace 17 años, José Kamen comenzó vendiendo alpiste, porque tampoco existía en ese momento alguien especializado en vender la comida para aves, como el mijo colorado y el mijo blanco. Puso un rótulo que decía “La Periquera” y muchas personas comenzaron a llegar, preguntándole sobre las aves, y le comentaban que no había nadie más informado sobre el tema. En ese entonces, él iba al Mercado Central y compraba periquitos que estaban enfermos y los cuidaba hasta que estos se mejoraran, por lo cual las personas que visitaban La Periquera también admiraban su colección de aves.

IMG_3893

José Kamen cuenta con orgullo que ninguno de estos periquitos enfermos que salvaba se moría, porque él no sólo les brindaba los cuidados de curación que necesitaban, sino que les daba amor. Las personas llegan a dejarles palomas pequeñas o aves que se han caído de sus nidos porque saben que él va a saber cómo tratarlas.

Ahora en día, él le comparte sus conocimientos a su hija y también le inculca los mismos valores sobre el amor a las aves. Comenta que a ella le encantan los pájaros también, por lo que él quiere que ella sepa sobre el cuidado de ellas al mismo tiempo que les da cariño.

IMG_3895Hay muchas especies de aves que están en peligro de extinción y las personas no están informadas al respecto. José Kamen nos menciona dichas especies: la lora nunca amarilla, el pericón barranqueño, la catalnica, el chocoyo, el tucán esmeralda o tucán pico de navaja, el búho, el tecolote, la lechuza y los halcones.

Algo que tiene confundido a José Kamen es el hecho que tiene que pedir un permiso al gobierno para reproducir aves en peligro de extinción. El Ministerio de Medio Ambiente debe otorgar dicho permiso, pero ellos lo niegan y dicen que el permiso no existe o no es posible concederlo, y esto representa un problema para José. “Si usted se atreve a hacerlo sin permiso,” comenta él, “entonces viene el Ministerio del Medio Ambiente, le quita los animalitos y lo ponen a usted en peligro también porque lo llevan preso. La gente tiene miedo.”

IMG_3857

Para José Kamen, es muy importante que todos sepan sobre el cuidado de los animales, no sólo de las aves específicamente. Es más, le gustaría trabajar con una ONG algún día para ayudar a las especies que peligran. Cuando le preguntamos qué mensaje él le daría al mundo, respondió: “Que no compren animalitos en peligro de extinción si no los van a cuidar; y si los compran o ya los tienen, que le pregunten a alguien como reproducirlos.”