Introvertidos: Una fuerza creadora oculta

Introvertidos: una fuerza creadora oculta

En un mundo en que la revolución digital ha acercado más a las personas para todo tipo de actividades de diversa índole, la interacción social es algo crucial para llevar a cabo los más diversos objetivos. En este contexto, resulta lógico pensar que quienes tienen ventaja en la socialización son los más indicados para ciertas tareas o los más aptos para estar al frente de un equipo; sin embargo, esto no resulta del todo cierto.

La psicología suele categorizar a las personas en base a su destreza social en dos categorías. Por un lado, está la gente extrovertida. Ellos son muy propensos a la socialización y mantienen con relativa facilidad las interacciones de este tipo. Por el otro lado, están los introvertidos, que son personas más dadas a la autorreflexión y a la soledad.

Actualmente, persisten una serie de estereotipos sobre las personas introvertidas. De hecho, antes la introversión era calificada como un problema psicológico, pero la realidad del caso es otra. No es que estas personas sean incapaces de socializar, de hacer amigos o carezcan de carisma. Como toda cuestión importante, este es un tema con más de una perspectiva, por lo que la introversión no es más que el otro lado de una moneda con anverso y reverso.

El meollo del asunto es que el introvertido es capaz de tener interacción social común, pero la clave del mismo es en qué medida esta es tolerable. Simplemente se trata de la manera cómo interactúan y hasta qué punto lo logran dependiendo de cada contexto, de modo que la manera más efectiva de tratar con una de estas personas es en conversaciones de uno a uno.

La importancia de saber entender a estas personas aparece en lo que respecta a situaciones laborales y académicas. Al ser más tendientes a la búsqueda de la privacidad, los introvertidos ponen mayor énfasis en su desarrollo personal en la medida que al tiempo que cumplen sus obligaciones. Pueden evitar situaciones que les incomodan y esto les permite desarrollar ciertas habilidades que resultan útiles.

Las personas introvertidas tienden a destacar como supervisores o gerentes debido a que se enfocan en llevar a cabo la tarea de la mejor manera posible. Esto suele acompañarse de una tendencia casi natural a la preparación. De esta manera, indirectamente se potencializa la eficiencia de los colaboradores, puesto que hay una notoria preocupación porque cada quien tenga lo que necesite y su espacio adecuado.

El estar habituados a la soledad les permite desenvolverse muy bien de manera independiente, por lo que al resolver problemas ellos solos, suelen ser muy creativos y propositivos. Es por ello que en grupos pequeños suelen ser bastante colaborativos y abiertos. La situación del grupo pequeño está relacionada con los parámetros que tienen para socializar, así priorizan la calidad de las relaciones por encima de la cantidad de éstas.

Por último, las personas introvertidas son mejores escuchando lo que pasa en su entorno que participando “hacia afuera”. Esto último hace que sean más analíticos y se concentren en el desglose exhaustivo de toda la información disponible antes de emitir alguna opinión.

Lo normal es escuchar que la humanidad es diversa y que esta misma característica la enriquece. Sin embargo, está claro que casos como el de la introversión son una asignatura pendiente. Descifrar el misterio de la introversión puede no sólo conducir a una convivencia más agradable, sino además que ayuda a revelar potenciales ocultos que pueden afectar positivamente lo intelectual. Después de todo, la frase del famoso escritor Antoine de Saint-Exupéry lo dice: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Fuentes:

 

7 Comentarios

  1. … [Trackback]

    […] Find More here to that Topic: eltarget.com/2017/01/16/introvertidos-una-fuerza-creadora-oculta/ […]

Comments are closed.