El doble filo de la impresión 3D

En fechas recientes, la impresión 3D ha sido un tema que ha dado bastante de que hablar. Aunque su inserción a la cadena de producción de la era digital es todavía muy temprana, se habla ya de los múltiples beneficios de lo que formalmente se llama manufactura aditiva. Este tipo de tecnología permite, en principio, la fabricación de miles de objetos solamente a partir de su diseño y la cantidad necesaria de material.

Tal situación inclusive es calificada como el inicio de la “Tercera Revolución Industrial”.

Este método de fabricación consiste en el modelado de objetos tridimensionales a través de la superposición de capas sucesivas de los materiales a utilizar.  De este modo, se pueden fabricar desde piezas muy pequeñas hasta objetos completos. Uno de los campos de aplicación actuales es la fabricación de piezas específicas de maquinaria, lo que permite reemplazar componentes en tiempos mínimos y de este modo alargar la vida útil de distintos equipos.

El ejemplo anterior permite intuir el alcance e impacto de la impresión 3D en diversas áreas. Prácticamente se podrían elaborar todo tipo de objetos con una sola maquina además eliminando costos de transporte y componentes, sobre todo porque estos últimos podrían elaborarse y utilizarse casi de inmediato. Una de sus utilizaciones más prácticas es el desarrollo de prototipos para diversos bienes, puesto que se tendrían diseños más precisos con menos tiempo y ensayos.

Sin embargo, la sola idea de poder fabricar lo que sea y en cualquier lugar la hace atractiva para su aplicación en diseño de modas y la producción de bienes de consumo específicos tales como calzado, recipientes, figuras decorativas, entre otros.

Pero no todo es eficiencia, precisión, diseño y practicidad.

La impresión 3D actualmente dista mucho de ser una tecnología completamente limpia y amigable con el medio ambiente. En la medida en que se ensaye la fabricación de determinados objetos, hay generación de residuos que hoy por hoy no son biodegradables.

El material más común es el plástico ABS (Acrilonitrilo Butadieno Estireno). Este es preferido por su solidez y tiempo reducido de enfriamiento, pero su naturaleza de derivado del petróleo dificulta su degradación. Por esto, un gran número de ensayos conducen necesariamente a cantidades importantes de residuos, por no hablar de los productos finales.

Una de las características más publicitadas de la impresión 3D es que reduciría el consumo de energía y de materiales.

Ciertamente, el método tiene potencial para lograr importantes ahorros de recursos, pero los materiales para su producción son actualmente muy costosos y el consumo energético de los equipos es bastante alto.

Se ha identificado actualmente que una impresora 3D con tecnología láser es capaz de producir cien piezas de un determinado objeto en un día. Esto lo logra con el mismo consumo energético con el que un equipo tradicional de inyección de molde produce 1000 unidades en una hora. Evidentemente, en este apartado hay mucho que revisar.

Su principal ventaja recae en las infinitas posibilidades tras el uso de proporciones fijas de los materiales utilizados. Pese a estos beneficios y lo promisorio del método, es necesario que esta creación tecnológica se mantenga en revisión. Se le debe dar seguimiento a su impacto ambiental, ya que el uso de energías renovables y la posibilidad eventual del reciclaje de los residuos plásticos podrían acrecentar su viabilidad en muchos sentidos. Algo que está claro es que la impresión 3D es una de las ideas más innovadoras de las últimas tres décadas.

Fuentes:

IMPRESIONTRESDE.COM: Una revisión al impacto ambiental de la impresión 3D.

National Geographic:¿A quién dañan las impresoras 3D?

Eroski Consumer: Impresoras 3D: ventajas y desafíos para el medio ambiente.

 

Compartir
Artículo anterior¿Qué sucederá con el libro físico?
Artículo siguienteLos Millennials y la Televisión Digital
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y redactor de El Target.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.

4 Comentarios

Comments are closed.