¿Por qué los millennials tienen mala fama?

Millennials

Las personas usualmente confunden los millennials con los nativos digitales y es un error bastante común y comprensible. Los nativos digitales son los adolescentes y niños de la actualidad que nacieron con un Smartphone y una Tablet en su mano. Son los que nacieron rodeados por la era digital. Por otro lado, los millennials son aquellos que eran adolescentes  o adultos jóvenes cuando se dio el cambio del siglo y junto a ello, el boom del internet.

Los millennials son la generación que se adaptó con facilidad e, incluso puede decirse, entusiasmo a todo lo relacionado con tecnología digital. Para un millenial, buscar el significado de una palabra o la historia de un tema específico no implica recurrir a diccionarios o enciclopedias. Implica recurrir a motores de búsqueda cibernéticos como Google o Yahoo. Para un millennial, la espera del periódico física para enterarse de los sucesos actuales es absurda.

Para eso existen las redes sociales y los periódicos digitales.

Para un millennial, perderse el episodio de su programa de televisión favorito en el horario fijo de un canal no es el fin del mundo. Después, puede encontrar el mismo episodio en línea y verlo de acuerdo a su horario personal.  Además, es la generación que más compra online.

Si bien los millennials gozan de muchas ventajas al igual que los nativos digitales, también son objeto de críticas por una sociedad donde aún reinan las generaciones anteriores. Se les critica, entre muchas cosas, por ser como Peter Pan:

Niños que nunca crecen.

Se les critica por ser consentidos y haraganes, ya que la mayoría de ellos viven en casa de sus padres por mucho tiempo tras haber sido adultos. Se les critica de narcisistas por que gustan de tomarse selfies, porque muchos no desean casarse o tener hijos y sólo les interesa viajar y conocer el mundo.

Millennials

Una de las críticas más duras es que se dice que esta generación es muy irrealista y exigente. La mayoría de millennials no desean repetir la rutina de sus padres: Comenzar en una empresa desde abajo y convertirse en gerente tras años y años de arduo trabajo. A ellos esto no les interesa. Estos jóvenes prefieren ser emprendedores y comenzar sus propios negocios; es decir, ser sus propios jefes. Y debido a ello, existe la siguiente y terrible frase:

“Los millennials comienzan negocios porque son demasiado haraganes para conseguir trabajos de verdad.”

Lo curioso de todas las críticas antes mencionadas es que al analizar esta generación a profundidad, las personas pueden notar que no es por decisión propia que el millennial posea estas características que muchos consideran inaceptables. Muchos fueron criados después de todo por personas que vivieron una realidad más dura. Muchos padres de millennials vieron guerras o secuelas de esta cuando eran adolescentes. Por eso percibieron la vida de forma distinta y el objetivo en aquel entonces era llevar dinero a la mesa y mantener una familia.

Sin embargo, para los millennials es distinto. Muchos de sus padres, por lo antes mencionado, criaron a sus hijos dentro de una burbuja para que no tuvieran que ver los mismos horrores que ellos y sus abuelos presenciaron. Les dijeron desde pequeños que eran personas especiales y que merecían toda la felicidad del mundo. Sobre todo, los incentivaron a soñar en grande y no dejar que nadie los disminuyera y les hiciera creer que merecen menos en el camino.

Ahora estos mismos padres de familia se preguntan por qué sus hijos no tienen los pies sobre la tierra.

Claro que hay muchos puntos debatibles.

Donde muchas personas sólo ven jóvenes irrealistas y holgazanes, ahí también existe mucha creatividad y mucha inteligencia. Donde muchas personas sólo ven jóvenes engreídos y necios, ahí existe un gran valor por decir lo que se piensa y un gran sentido de la justicia.

Por supuesto que se debe recalcar que lo antes mencionado ha generalizado la situación. Hay muchos millennials que han triunfado iniciando como emprendedores, mientras otros han sabido unirse al mundo laboral cotidiano, y se han ganado puestos de confianza. Y claro, también están aquellos desempleados que no saben realmente lo que desean en la vida. Hay todo tipo de casos, pero el patrón más conocido es el que ha sido expuesto.

El mundo está en constante cambio y eso siempre se ha sabido.

Esta generación representa sólo otro cambio, y no se puede detener. La mentalidad ya de por sí a nivel social y cultural se está modificando y es algo natural que as generaciones anteriores encuentren este suceso tan chocante. Sin embargo, el millennial tiene como responsabilidad usar el cambio para bien. Siempre es necesario buscar un equilibrio entre lo que se quiere y lo que se puede hacer. Los millennials tienen la oportunidad de revertir su mala fama y hacer una diferencia positiva con sus cualidades.

2 Comentarios

Comments are closed.