Discurso de Trump deja preguntas en el aire

Discurso de Trump

Donald Trump y Twitter son dos nombres que desde hace algún tiempo están irremediablemente asociados en el mundo digital. Aunque esta vez de manera indirecta, el presidente estadounidense es tendencia en la red social de los 140 caracteres, pues su reciente discurso ante el Congreso –el primero de su mandato- ha generado 3 millones de tuits, haciendo de ello uno de los eventos recientes con mayor difusión.

Y es que se trata de algo contrario a lo que muchos estadounidenses y ciudadanos del resto del mundo pudieran pensar o suponer. El discurso del mandatario estuvo marcado por un optimismo que, durante el desarrollo de su campaña para la presidencia, estuvo totalmente ausente.

Esto fue al punto que resultó como algo totalmente inesperado por la opinión pública de aquel país.

El llamado “Informe sobre el estado de la Unión” es en el contexto estadounidense la rendición de cuentas que todo gobernante ha de realizar periódicamente ante el pueblo que lo eligió y el órgano legislativo correspondiente. En este caso, es el Congreso. Para la primera ocasión en que el presidente Trump habría de dirigirse al congreso con motivo de este informe, existía la expectativa por nuevos arrebatos y expresiones de xenofobia y chauvinismo. Sin embargo, la referida alocución tuvo un giro de 180° respecto a lo ya conocido, aunque sin renunciar a ello.

Por principio de cuentas, el presidente dejó entrever la siguiente idea: “Empezó un nuevo capítulo de grandeza para Estados Unidos”. Este fue un llamado a la conciliación entre las distintas fuerzas políticas y los ciudadanos del país del norte. Trump aclaró que en esta etapa se necesitaba:

“El valor para compartir los sueños que llenan nuestros corazones”.

Estas y otras alusiones sobre una nueva era en aquel país bajo su dirección y el Partido Republicano fueron recibidas con un marcado escepticismo por parte de la oposición.

Palabras de Trump

A grandes rasgos y a pesar del arranque del discurso, el presidente Trump mantiene los planteamientos que ya son ampliamente conocidos alrededor del planeta. No obstante, esta vez fueron presentados con relativo detalle y con menos ambigüedades que de costumbre. Asimismo plantea que estas iniciativas devolverán el liderazgo mundial a los Estados Unidos.

Los planteamientos principales del discurso estuvieron en lo referente a economía, inmigración y salud pública. Destaca notablemente el apartado migratorio, pues además de insistir en la construcción del ya famoso muro, se detallaron algunos puntos que antes no estaban del todo claros. A grandes rasgos, el presidente propuso que una eventual reforma de inmigración tenga un fuerte componente de meritocracia.

Esto se refiere a facilitar el ingreso únicamente a los trabajadores más calificados.

De acuerdo a lo expresado en el discurso, la inmigración ilegal presiona a la baja de los los salarios de los estadounidenses más calificados, pues se prefiere contratar a inmigrantes para las labores más pesadas. Es por ello que se quiere restringir las oportunidades de ingreso a aquellas personas que no puedan comprobar que tienen una formación profesional importante en su país de origen.

Valga decir que por primera vez durante su mandato, hace una alusión incluyente al respecto. Con ello, se quiso dar a entender que clase de gente es la que puede entrar al país desde ahora:

“Queremos gente que pueda compartir las tradiciones de nuestro país, no gente que traiga muy malas ideas”.

Eso fue lo que sentenció el presidente en lo que a su vez puede ser un indicativo que este sea un mecanismo alterno contra el terrorismo.

En materia económica, se plantea lo que llamó un “plan de reconstrucción nacional”, el cual tiene presupuestado US$ 1 billón. Aunque no se dieron mayores detalles de que se trata este plan, es claro que este será el nombre oficial de las políticas proteccionistas de su gobierno. Manifestó que algunas empresas transnacionales líderes en sus industrias, como es el caso de General Motors, Lockheed Martin y Sprint, estarían dispuestas a volver a trasladar sus inversiones a territorio estadounidense.

Al mismo tiempo, dejó entrever que no era justo que el resto del mundo siguiera tomando ventaja del empresariado de este país.

En temas de salud, se insistió en la derogatoria de Obamacare, el cual dijo que era insostenible y estaba al punto del colapso. Aunque también manifestó que se tomarían medidas para que los beneficiados sigan teniendo cobertura de salud durante una eventual transición a un nuevo sistema.

Pese a la moderación, en esencia la propuesta del presidente norteamericano para su mandato sigue siendo la misma, pues los planteamientos enunciados carecían de variaciones sustanciales y fueron recibidos con risas sarcásticas por parte de los senadores demócratas. Al mismo tiempo, se carga con una importante responsabilidad a la mayoría republicana, pues hechos los anuncios, les corresponde a ellos evaluar la viabilidad de lo propuesto y llevarlo al plano real. Cabe destacar que todavía hay muchas preguntas que contestar sobre los temas de salud y economía.

Fuentes:

BBC: Un nuevo capítulo de la grandeza de Estados Unidos”: Donald Trump sorprende con el optimismo de su discurso ante el Congreso.

El Universal: ¿Quién escribió el discurso de Donald Trump?

La Nación: Las frases más destacadas del discurso de Donald Trump ante el Congreso de EE.UU.

Compartir
Artículo anteriorHorrores con “H” de hipopótamo
Artículo siguienteLa segunda oportunidad de Nintendo
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y redactor de El Target.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.