¿Son los Smarphones malos para los niños?

Niños con digital devices

El uso de los Smartphone, tablets y otros dispositivos digitales ha facilitado la vida de cientos de miles de personas a nivel global. Estos gadgets agilizan nuestra comunicación diaria y muchas de nuestras tareas. Sin embargo, los efectos colaterales de su uso hoy se hacen más evidentes que nunca, especialmente en los niños más pequeños.

A menudo, y en tono humorístico vemos en Facebook y otras redes sociales una gran diversidad de publicaciones que aluden a la nostalgia de cuando estos aparatos no tenían tanta difusión.

“Fuimos la generación del recreo sin celular”, entre otros muy similares contenidos.

A modo de hacer un llamado sobre el exceso de conexión, este tipo de situaciones podrían ser tomadas muy en serio en un futuro no muy lejano debido a ciertas circunstancias.

Se ha descubierto que es necesario limitar el uso de estas tecnologías en los niños menores de doce años, esto es principalmente a causa de que se ha encontrado que en esta etapa temprana de la vida, la excesiva exposición al entorno digital trae complicaciones muy serias a su salud y desarrollo. Algo muy parecido a cuando en la escuela no se nos permitía usar la calculadora, pero con consecuencias más serias y mayor impacto.

La sobreexposición digital a imágenes y sonido acelera el crecimiento del cerebro del niño.

Esto significa que hay una discrepancia entre la información que percibe del entorno y la velocidad y precisión con que la puede procesar. En un primer momento, los niños tienen dificultad de asociar adecuadamente la información que se les presenta y en el mediano-largo plazo, esto se puede convertir en trastorno de déficit de atención y notorias deficiencias en su desarrollo cognitivo y emocional.

A grandes rasgos, un niño que ha sido sobreexpuesto a la tecnología presentará dificultades notorias de aprendizaje e interacción social. Al estar acostumbrado a interactuar con el mundo mediante clicks y una pantalla, se le dificulta mantener la atención cuando tiene que interactuar directamente con otras personas.

Del mismo modo, pueden tener una mayor dificultad en el control de sus emociones, por lo que son más violentos y agresivos.

El uso excesivo de Smart devices ha estado históricamente ligado al sedentarismo, que es particularmente nocivo para los menores de 12 años. Dado que están en una etapa en que el ejercicio físico y el juego socialmente activo son cruciales para su desarrollo, este sedentarismo tiene como consecuencia más obvia un aumento en los niveles de obesidad en la población.

Niños y smartphones

De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría, uno de cada tres niños en estos países es obeso. Por ende, tienen una alta probabilidad de desarrollar problemas cardiacos y diabetes. Paralelo a esto, los niños presentan una mayor sensibilidad a las radiaciones, por lo que aumenta el riesgo de que estos menores de edad puedan desarrollar algún tipo de cáncer en una etapa posterior de su vida.

En el apartado fisiológico, la sobreexposición a la tecnología conduce a trastornos del sueño.

Esto afecta negativamente el aprendizaje porque se carece del descanso adecuado. Asimismo puede producir calambres, contracturas cervicales y otros problemas asociados al sedentarismo. También se ha observado una mayor incidencia de problemas visuales en menores de edad. Como se usan los aparatos principalmente con la vista fija en las pantallas, el ojo no recibe la humectación necesaria porque se reduce la frecuencia del parpadeo. Esto es asociado a la intensidad de la luz de las pantallas.

Produce daños visuales variados y significantes.

En su gran mayoría, los Smartphones, tablets y otros gadgets resultan muy convenientes, y se considera en términos generales que han llegado para quedarse. Sin embargo,  este tipo de afectaciones nos ponen en alerta de que estamos cerca de descubrir sus límites, no en cuanto a desarrollo y avances. Se trata de reconocer hasta qué punto es saludable su uso continuo. Estas situaciones en el caso de los niños representan un aviso importante. Una desconexión podría ser algo muy saludable, y el “recreo sin celular” sería una excelente idea.

Fuentes:

Guioteca: 10 razones para restringir el uso de celulares y tablets antes de los 12 años.

Telemundo: 5 formas en las que los celulares pueden dañar la salud de los niños pequeños.

El Universal: Celulares y tablets ocasionan problemas visuales en menores.