Trump y el Acuerdo de Paris: ¿Cuál será el futuro del cambio climático?

Trump y el Acuerdo de Paris: ¿Cuál será el futuro del cambio climático?

Uno de los problemas más acuciantes de la era digital es la reducción de gases de invernadero, que como se sabe, han hecho aumentar la temperatura del planeta causando diversos efectos al clima y al medio ambiente. Hace un par de años fue firmado en la ciudad de París, Francia un compromiso global que tiene por objeto unas metas que, aunque ambiciosas, representan la solución más efectiva para el problema del cambio climático. Sin embargo, una promesa de campaña del presidente Donald Trump pone en serio peligro su ejecución y complica el panorama ambiental en el mediano plazo.

El pasado 1 de junio, Donald Trump anunció formalmente la concreción de una de sus promesas de campaña:

La salida de Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático.

El compromiso en cuestión fue ratificado hace 2 años por más de 190 países miembros de las Naciones Unidas con el objetivo de hacer posible una reducción de la temperatura media mundial  a través de una disminución progresiva del uso de energéticos que producen gases de invernadero. Asimismo los países firmantes del Acuerdo de París se comprometen a fortalecer la respuesta al cambio climático en las naciones del Tercer Mundo.

Estados Unidos es el segundo mayor emisor de CO2 del mundo, por lo que su salida complica seriamente los objetivos del acuerdo.

Para justificar su decisión, el presidente Trump ha dado unos argumentos plenamente economicistas que además fundamentan la política aislacionista que abanderó durante toda la campaña. En términos generales, el presidente ha manifestado que el Tratado de Paris es un obstáculo para la creación de empleos en la economía estadounidense y por extensión, para su crecimiento económico. En el marco del anuncio de la retirada de Estados Unidos del acuerdo, Trump calificó al mismo de ser un engaño que opera en detrimento de la superpotencia en el cual se da una “redistribución masiva de la riqueza estadounidense a otros países”. Ante lo cual, la posición del presidente ha sido categórica:

“No queremos que nada se interponga en nuestro camino”

La decisión tomada respecto al compromiso global fue reforzada con algunas cifras: De continuar en el Acuerdo de París, se ha estimado que se perderían alrededor de 2.7 millones de empleos para el año 2025 a razón de 285 mil empleos perdidos cada año. De acuerdo a cifras oficiales la economía estadounidense ha estado generando, aproximadamente 2 millones de puestos de trabajo anuales desde el fin de la crisis del año 2008, por lo que la referida proyección resulta altamente debatible.

Del mismo modo se criticó que el acuerdo favorece a la industria del carbón de India y China y se imponen severas restricciones a la producción de este mineral en suelo estadounidense. Por ende, sostuvo que el abandono del compromiso fortalecerá a las industrias norteamericanas del carbón y el petróleo y con ello además se pretende sustentar las necesidades energéticas que requiere el ritmo de crecimiento económico del país, “El país necesita todas las formas de energía estadounidense disponible o estará en grave riesgo de caídas y apagones”, afirmó el presidente durante su discurso.

En este sentido, se ha planteado que la única alternativa esta decisión es una renegociación del acuerdo.

Esto es porque lo expuesto por el presidente Trump sustenta la conclusión que los términos del Acuerdo de París son injustos y desventajosos para los Estados Unidos, más se desestima que las actividades económicas que se pretenden apoyar con esta decisión son precisamente algunas de las principales emisoras de CO2 y gases de invernaderos. La reacción de la comunidad internacional no se ha hecho esperar y ha sido firme: El Acuerdo de París no puede ser renegociado.

A fin de externar su posición e intentar disuadir a Donald Trump, los líderes de Alemania, Francia e Italia emitieron una posición conjunta al respecto. Se resalta la importancia del acuerdo, pues se trata de la solución de una problemática global:

“El Acuerdo de París es una piedra angular de la cooperación entre países”.

A modo de dimensionar las posibles consecuencias, diversos agentes han manifestado su oposición a la salida de Estados Unidos de este acuerdo, lo destacable del caso es que empresas tan disímiles en cuanto a su posición sobre el cambio climático, tales como Tesla Inc. Y ExxonMobil Corp. Se han opuesto con vehemencia a la decisión del presidente.

No obstante lo manifestado en la referida fecha, este es solamente el inicio de una lucha por prevenir que tal política se haga efectiva con sus evidentes consecuencias. De acuerdo a los términos del compromiso, un país que decida abandonarlo sólo podrá hacerlo 3 años después de ratificarlo. Entretanto, surge toda serie de especulaciones acerca del futuro del planeta a partir del anuncio de Donald Trump.

Trump y el Acuerdo de Paris: ¿Cuál será el futuro del cambio climático?

Fuentes:

El País: Las discutibles razones económicas de Trump para dejar el acuerdo de París.

The Guardian: Paris climate agreement: World reacts as Trump pulls out of global accord – as it happened.

BBC Mundo:Donald Trump anuncia que Estados Unidos abandonará el Acuerdo de París sobre cambio climático.

La Vanguardia:Trump decepciona al mundo al confirmar la retirada del Acuerdo de París.