Emperador Akihito abdicará en abril de 2018

Emperador Akihito abdicará en abril de 2018

Tras cerca de 30 años de reinado, su majestad, el Emperador Akihito abandonará el trono el último día del mes de abril del próximo año. Representa así el final de una era –literalmente- para la monarquía parlamentaria más longeva del planeta.

El monarca nipón, de 83 años, había hecho público su deseo de ceder el trono hace el año pasado debido a cuestiones de salud y de su avanzada edad. Sin embargo, esta era una posibilidad no contemplada en la Carta Magna de 1946. Tras algunas reformas, se despeja el camino para que su hijo Naruhito asuma el poder el 1 de mayo próximo.

La regencia del Imperio del Japón verá su primera sucesión en vida en 200 años.

El anuncio fue dado a conocer el pasado viernes después de una reunión clave del Consejo de la Casa Imperial, institución que está al frente del primer ministro Shinzo Abe y que está integrada por representantes de los poderes estatales  y de la familia imperial. En un principio se había manejado que la sucesión del Trono del Crisantemo se llevará a cabo el primer día de 2018, pero en razón de la conveniencia de la administración del Estado se decidió que se lleve a cabo el 30 de abril, inicio del año fiscal en este país asiático.

El monarca nipón durante la lectura del anuncio de su futura dimisión el año pasado.
El monarca nipón durante la lectura del anuncio de su futura dimisión el año pasado.

El Emperador Akihito había manifestado en el año 2016 su deseo de ceder el mando a su hijo Naruhito en calidad de sucesor directo debido a su delicada condición de salud. Por ello, dirigió un emotivo mensaje al pueblo japonés en el que se daba a entender que le preocupaba no poder continuar con las responsabilidades de su título nobiliario, por lo que empezaba a cobrar importancia el ascenso al poder de una nueva generación; “Hay momentos en que siento varias limitaciones por mi condición física”, manifestó el soberano en aquella ocasión.

Naruhito y el nuevo comienzo.

Tras la abdicación de Akihito, el prínicipe Naruhito asumiría el trono. Dicho suceso no representa únicamente un cambio de jefatura de Estado, sino que además influye en la organización del tiempo en el País del Sol Naciente. Además del calendario gregoriano, también rige el calendario imperial. Este se divide en eras y éstas a su vez en años. Las eras comienzan y terminan con el mandato de cada emperador.

Para el caso, al mandato de Akihito se le conoce en el calendario imperial como Era Heisei o de la paz y el año 2017 es a su vez el año 29 de dicha era (En japonés, Heisei-jidai 29 nen).

A partir del inicio del reinado del nuevo emperador comienza un nuevo período en el calendario.

En cuanto a asuntos políticos, se espera que Naruhito continúe con la línea dejada por su padre, cuyo mandato estuvo marcado por un gran compromiso con el pacifismo y por cultivar relaciones amistosas con aquellos países afectados por el expansionismo nipón durante la Segunda Guerra Mundial.

La noticia, aunque previsible, no deja de causar sentimientos encontrados entre los japoneses. Akihito será recordado como el emperador que encaminó al país hacia el Siglo XXI y a las circunstancias de la globalización.