¿Conoces el Síndrome de Esfuerzo Repetitivo?

El Síndrome de Esfuerzo Repetitivo (También conocido por RSI –siglas en inglés de “Repetitive Strain Injury”) es uno de los males más comunes entre los usuarios de plataformas digitales. Pese a estar documentado como padecimiento con una amplia gama de tratamientos disponibles, es una de las enfermedades más subestimadas de los últimos tiempos. Esto se debe principalmente a que los síntomas aparecen hasta que prácticamente es demasiado tarde y se presenta en personas que llevan a cabo actividades aparentemente seguras.

Por lo general, los síntomas de esta enfermedad suelen asociarse al stress y a las actividades rutinarias. Por tal motivo, esta enfermedad no suele tomarse con la debida importancia y los dolores asociados a sus síntomas se toman erróneamente con normalidad. El RSI suele presentarse debido a la sobreexposición de músculos y tendones a actividades recurrentes que requieren una repetición constante de movimientos en áreas específicas del cuerpo; extremidades principalmente.

Partiendo de esto, esta afección es muy frecuente en aquellas personas que realizan labores que requieren actividad manual repetitiva.

Los casos más comunes aparecen entre trabajadores informáticos y quienes realizan labores de digitación; inclusive teclear en tu Smartphone o Tablet puede producir lesiones por esfuerzo repetitivo.

El RSI suele estar asociado además con otras afecciones musculares como  la Tendinitis o el Síndrome del Túnel Carpiano. Algunos de los síntomas más frecuentes son: Dolores punzantes en la parte afectada, hormigueo, entumecimiento, calambres y en algunos casos un debilitamiento de los músculos afectados. Muchos de éstos están asociados no solamente a la repetición de movimientos, sino también a la postura fija al momento de estar sentados.

Algunas recomendaciones frecuentes al respecto están enfocadas a la postura y al descanso de la persona. Principalmente, se sugiere tomar algunos recesos cortos en los que se pueda cambiar postura o trabajar los músculos de manera sencilla; por ejemplo, levantarse a dar una caminata corta.

Asimismo, se recomienda el uso de sillas y equipos ergonómicos. Con ello, se favorece la comodidad y se reduce la repetición de esfuerzos. Otra recomendación importante es el descanso prolongado de la parte afectada.

De esto último, es importante tener control estricto, pues descansos demasiado prolongados pueden debilitar los músculos del paciente.

Por las elevadas posibilidades que tenemos todas las personas de padecer este síndrome, se debe hacer énfasis en la prevención de dichas molestias. En la medida que no se le tome la debida importancia, éste puede convertirse en un padecimiento crónico y evolucionar en otras complicaciones de salud, tales como trastornos de sueño y fatigas. Es importante su detección temprana y la moderación en actividades que requieran cierto tipo de esfuerzo corporal.

El Síndrome de Esfuerzo Repetitivo está estrechamente ligado al agitado y dinámico estilo de vida propio de nuestros días, pero nunca se debe descuidar la salud.

No debemos permitir que las exigencias del presente nos distraigan de lo que es importante. Por ello, debe existir un fino equilibrio entre el descanso y la actividad diaria.

Recuerda: La salud va primero. Si pasas todo el día sentado, te invitamos a levantarte, a que te estires, te relajes y así evites el síndrome.

Compartir
Artículo anteriorLos Millennials y la Televisión Digital
Artículo siguienteCUSHCATAN: El sueño de salvar el planeta
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y redactor de El Target.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.

7 Comentarios

Comments are closed.