¿Cuál será la educación en la era digital?

Educación y tecnología digital

Hoy en día es algo normal escuchar mención tras mención sobre la era digital en la que vivimos. Es lo más común del mundo abrir en nuestros Smart devices y ver multitud de apps para igual o superior número de propósitos. Sin embargo, ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar si esto que notamos y asumimos tan normal sea la señal o indicativo de algo más grande?

El nuestro, naturalmente, es un mundo de contrastes.

Lo es hoy más que nunca si notamos algo bastante interesante que ya tiene ratos sucediendo, pero que está cerca de su límite. Al día de hoy tenemos una cantidad importante de avance tecnológico para diversos fines. Se renueva con relativamente baja velocidad y que es producto de algo vital para hacerlo posible:

La innovación.

No obstante, el punto de contraste es que la preparación y la adecuación del recurso humano para un mundo cada vez más tecnológico no avanzan a la misma velocidad que la realidad del sistema al que se pretende sostener.

Estudiantes

El panorama actual de las primeras dos décadas del Siglo XXI es claramente un contrapunto de una realidad cada vez más cambiante. Es abierta y diversa con un sistema educativo diseñado para un esquema social y económico que si bien no ha fracasado, está cada vez más claro que es incompatible con los nuevos –y cada vez más rápidos- cambios de paradigma social.

Este es un sistema que prepara para buscar empleo en vez de crearlo, para obedecer en vez de pensar y sobre todo, para no cuestionar lo establecido.

Valga decir que aunque ya ejerce el reconocimiento de diversos tipos de inteligencia, este sistema todavía es muy limitado y del mismo modo lo es su aplicación práctica. Lo vemos frecuentemente en las asignaturas enfocadas a las ciencias exactas, donde todavía los estudiantes con otro tipo de aptitudes son penalizados injustamente y todavía persiste la vieja filosofía de “La letra con sangre entra”.

Educación equitativa

Es necesario entender que en el actual salón de clases hay una diversidad grandísima de visiones y destrezas. Por ello, cada vez es más necesario ubicar a cada quien en aquello para lo que esté mejor preparado naturalmente. Por otro lado, es necesario crear un interés natural en los números (en aquellos cuya destreza esté orientada a las ciencias exactas). La innovación no es solamente cosa de creatividad, sino de un cierto dominio de las Ciencias Naturales y Matemática.

Ante la prácticamente ilimitada accesibilidad de la información que tenemos actualmente, el conocimiento está al alcance de quien quiera tomarlo.

Cada vez es más difícil limitar lo que una persona puede aprender. De ahí que quienes toman estas oportunidades son quienes destacan actualmente como nuevos emprendedores y el gran desafío es multiplicar el emprendedurismo, la iniciativa propia y el deseo de hacer cosas nuevas. Los países de primer mundo así lo han entendido y cada vez es más notorio.

Muchas de las apuestas que se han de tomar para hacer realidad una educación más adaptada al actual contexto tienen que ver con el aprendizaje continuo. Las redes sociales son un elemento intrínseco a las generaciones que están por venir y que a la postre se incorporarán al sistema educativo. A través de ellas, es muy posible brindar el complemento al material utilizado, así como también incentivar la curiosidad del estudiante y promover la autoiniciativa.

Esto último debe complementarse con la formulación de metas muy ambiciosas en cuanto a la promoción de la innovación y la creatividad.

Estas deben ser susceptibles de medición y comparación.

Con ello, premiar y promover a los agentes de cambio que resulten destacados en tal sentido. Al mismo tiempo que se plantea esto último, debe promoverse un amplio espectro de opciones a los involucrados en cuanto a las metodologías que gusten utilizar.

Salón de clases

Asimismo, esta autonomía debe ser extensiva a los alumnos. El actual sistema constriñe la creatividad y la propia opinión en tanto que lo hace con el tiempo que cada uno tiene para sí mismo. En muchos países del mundo se está debatiendo la abolición de la tarea escolar como un medio para el logro de esto último, lo que en muchos casos ha sido satanizado y catalogado como acto de rebeldía.

En la medida que nuestra sociedad evoluciona, es necesario que las plataformas educativas respondan a dicha evolución y favorezcan unas nuevas generaciones más autónomas de pensamiento y acción. En la medida que favorezcamos el pensamiento propio y la creatividad, tendremos los elementos bases para entrar en la dinámica de innovación que es necesaria para optar al desarrollo en el actual contexto.

Fuentes:

World Economic Forum:

Tendencias 21:La Educación en el siglo XXI.

Emol: Los países que ya decidieron prohibir las tareas escolares para la casa.

 

Compartir
Artículo anteriorLa invasión de las palomas moradas
Artículo siguiente¿Por qué ahora todos somos Trudeau?
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y redactor de El Target.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.