Apps que facilitan el camino

Uno de los problemas más cotidianos de nuestra generación es el transporte y la gestión del tráfico. En pleno Siglo XXI, las principales ciudades del planeta presentan a los usuarios dificultades para su desplazamiento dentro de las mismas; siendo los problemas más comunes las direcciones confusas y  los embotellamientos. Ante tales inconvenientes, en los últimos años se ha dado un crecimiento importante de desarrollos digitales con el fin de mitigar los problemas de transporte.

Este es un nicho recientemente explotado por emprendedores de todo el mundo, que ofrecen una amplia gama de aplicaciones gratuitas tanto para IOS como Android. Dentro del mismo, las más emblemáticas han sido Uber y Waze.

Uber es una app de vehículos de alquiler que opera en muchas de las principales ciudades del mundo. Waze, por otro lado, es un servicio de navegación bastante popular en que se nos indican las rutas más óptimas para llegar a nuestro destino.

Waze abrió un nicho importante en el mercado de aplicaciones de su uso cotidiano en el año 2008. Esta es una aplicación de navegación para el tráfico urbano, cuyo mantenimiento y actualizaciones corre principalmente por cuenta de los usuarios. La aplicación utiliza como insumo principal el GPS de tu Smartphone y permite acceder a información en tiempo real de las mejores rutas, reportes de tráfico, precios del combustible, entre otros. Desde el año 2013, Waze integra el portafolio de marcas de Google.

Cabe mencionar que Waze ha potenciado la creación de otras iniciativas que están más orientadas hacia el servicio de transporte que a la navegación. La más destacada es Uber. Esto es por la relación de complementariedad intrínseca que hay entre ambas aplicaciones. La información suministrada por los Wazers permite deducir la viabilidad de un servicio de transporte en una determinada zona, ya que se identifican las particularidades del tráfico.

La entrada de Uber en el mercado de transporte de alquiler ha generado impactos importantes.

No obstante, desde su lanzamiento en el año 2009, ha tenido una rentabilidad cuestionable. Hasta septiembre del año 2016, había registrado una pérdida acumulada de 2,200 millones de dólares. Este resultado financiero negativo se relaciona con la expansión internacional de la empresa y con las exorbitantes inversiones en el desarrollo de vehículos autónomos; es decir, vehículos sin conductor.

La principal influencia de estas apps pioneras consiste en que los nuevos desarrollos incluyen en sus bases de datos la red vial y el sistema de transporte de las principales ciudades del mundo. De esta manera, tanto los ciudadanos de las mismas como los diversos viajeros que arriban a ellas diariamente tienen a su completa disposición la distribución del transporte público. Algunos ejemplos de estas ciudades son: Madrid, Barcelona y Ciudad de México. También estas apps ofrecen una referencia completa y de primera mano de su nomenclatura.

En el plano del transporte público, una de las apps más destacadas es Moovit. Esta app permite monitorear en tiempo real el trayecto y tiempos de espera del respectivo sistema de transporte público, permitiendo así optimizar la hoja de ruta del usuario. La aplicación permite además la descarga en formato PDF de los mapas de las diferentes líneas de transporte, por lo que la información está disponible todo el tiempo. Actualmente Moovit opera en 150 ciudades alrededor del mundo.

Tomando como referencia más inmediata la República Mexicana, en el mercado de las apps de transporte de alquiler se ha dado una apertura notable. Casi paralelamente a Uber, desde el año 2013 Cabify opera en este país. Esta empresa española ha realizado una inversión de 120 millones de dólares a fin de expandir las operaciones a la ciudad de Guadalajara.

 Cabify actualmente presta servicio en Ciudad de México, Monterrey, Toluca y Puebla. Un tercer competidor ha sido la empresa francesa BlaBlaCar, que entró al mercado en el año 2015 tras la adquisición de Aventones. Esta última era un emprendimiento local cuyo modelo de negocio está basado en el llamado Car Pooling; es decir, un servicio en el que varias personas contratan un vehículo para un mismo trayecto.

Este tipo de emprendimientos ha sido poco explotado en el istmo centroamericano, por lo que representan una oportunidad de negocios importante. Cabe destacar que en la medida que aparezca empresas de este tipo, se da un paso importante en la solución de los problemas ambientales de la región, puesto que la optimización de los trayectos implica un menor consumo de combustibles fósiles.

Fuentes:

Ebusinesshoy: Las apps que han transformado la movilidad de la Ciudad de México

TICbeat: ¿Cómo puede Uber perder 2000 millones de dólares en 9 meses?

El Androide Libre: Las mejores aplicaciones Android para viajar en transporte público

Compartir
Artículo anteriorLa nueva revolución industrial
Artículo siguienteTrabajando en el mundo digital
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y redactor de El Target.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.

27 Comentarios

Comments are closed.