¿Qué sucederá con el libro físico?

A medida que en años recientes ha crecido la difusión y el uso de Internet, ha aumentado de manera importante la edición de libros en formato digital. En apenas diecisiete años, el libro digital ha tenido una notable evolución desde el rudimentario archivo de texto (TXT), hasta los más detallados y visualmente atractivos PDF (sigla del inglés Portable Document Format, o formato de documento portátil). En tal contexto, la lectura se ha convertido en uno de los hábitos más arraigados entre los nativos digitales

El libro digital resulta atractivo por su portabilidad y cómodo acceso; cualidades que facilitan conocer algunos textos relativamente difíciles de conseguir. Asimismo, destaca la posibilidad de ajustar el tipo de letra, entre otras características.

El crecimiento de la lectura digital es innegable, puesto que con cada Smartphone o Tablet que se vende a nivel mundial, tenemos a un potencial lector de una amplia gama de contenidos. A pesar de ello, ¿Se puede afirmar que sea el fin del libro físico?

Lo que vemos actualmente no es más que el cumplimiento de la predicción realizada hace algunos años por el ganador del Premio Nobel de Literatura de 1989, el escritor español Camilo José Cela:

“Jamás podrán desterrar al libro”.

En efecto, el libro físico no sólo ha sobrevivido los embates del crecimiento de las ediciones digitales, sino que además coexiste con su contraparte tecnológica de un modo hasta cierto punto armonioso. Con esto, es importante destacar que ha habido algunos cambios en el panorama de los contenidos impresos.

La situación de las ediciones impresas en la actualidad ha tenido que mantener un cierto tipo de contenido. Sin embargo, otros temas que en su momento fueron muy recurrentes debido a su uso han migrado por completo al formato digital. Este es el caso de enciclopedias, diccionarios, atlas y otros libros de referencia. El caso de los libros de consulta resulta interesante, puesto que debido a que se requiere de su uso frecuente como material de referencia, resultan más prácticos en formato digital. Paralelamente, se acorta el tiempo entre ediciones actualizadas.

La coexistencia entre el libro digital y el libro físico se da particularmente en el caso de materiales literarios, periodísticos y ficción.

Vemos que los principales periódicos y revistas del mundo suelen manejar una edición digital en paralelo a su publicación física. Se debe mencionar que la literatura de ficción es el terreno en que el debate se torna más congestionado entre todo tipo de lectores.

A pesar de la masificación del acceso a tecnología, aún resulta insuficiente para acercar el libro digital a la totalidad de lectores del planeta. Incluso se llega al punto en que los E-Readers (Tablets y otros dispositivos móviles usados para la lectura digital) de distinta marca pueden parecer un símbolo de status entre la comunidad literaria del Siglo XXI, pues resulta muy marcada la diferencia en acceso a tecnología entre unos y otros. Paradójicamente, las ediciones digitales han favorecido el coleccionismo literario, pues existen personas que adquieren la edición digital de un determinado texto y asimismo también el ejemplar impreso con fines de preservación.

A pesar de todos los argumentos en contra del libro físico en tiempos recientes, el panorama para este formato resulta muy claro en el mediano plazo.

Lejos de desaparecer, el libro físico mantiene bastantes partidarios a pesar de sus desventajas de espacio y de los muchos cuidados que requiere.

Su lectura resulta cómoda, accesible y no requiere de más que el deseo de aprender algo nuevo mediante la lectura. Estas características le auguran una coexistencia efectiva con el libro digital en un futuro cercano. Muchas bibliotecas de distintos países realizan préstamos de libros en ambos formatos, porque después de todo, el propósito primordial es mantener e incentivar el gusto por la buena lectura.

Fuentes:

Educa Lab: El libro impreso frente al libro digital: hacia una convivencia pacífica.

Gestiopolis: Libro físico versus libro electrónico.

Edición Funglode: Libro físico versus libro digital.

Compartir
Artículo anterior¿A qué se debe el éxito de RWBY?
Artículo siguienteEl doble filo de la impresión 3D
Licenciado en Economía por la Universidad de El Salvador graduado en 2015 y redactor de El Target.com Apasionado de la cultura japonesa y las artes marciales, gusta de coleccionar objetos, escuchar música, jugar Videojuegos y ver Anime.