¿Cuáles son los países más felices de la Tierra?

La felicidad es un tema que ha sido muy comentado a lo largo de toda la historia humana. Aún en la era digital, el significado de ésta sigue siendo una real incógnita. Una cosa muy cierta al respecto, es que en términos generales es una idea muy subjetiva. Siendo que cada persona entiende por “felicidad” una cosa muy distinta según cada uno, la compleja y muy concreta realidad del caso es que todos los seres humanos la buscamos.

¿Qué es lo que significa realmente ser feliz?

Desde hace unos cinco años, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) publica el World Happiness Report. Este es un estudio realizado a nivel de 155 países que mide en cada uno de ellos los parámetros y variables que este conocido organismo supranacional considera que son claves para la medición de la felicidad individual y colectiva alrededor del planeta. De acuerdo con el sitio oficial de la medición, la felicidad debe ser el objetivo de toda política pública y la medida del progreso social.

Para el año 2017, la lista la encabeza Noruega. En las posiciones que siguen, se encuentra: Dinamarca, Islandia, Suiza y Finlandia, respectivamente. Algo destacable es que de los primeros cincuenta países de la referida medición, trece de ellos son latinoamericanos. De los países de habla hispana que califican entre los más felices del mundo, destacan Costa Rica (12), Chile (20), Brasil (22), Argentina (24) y México (25). Otros de la región centroamericana que se encuentran entre los cincuenta primeros son Guatemala (29), Panamá (30), Nicaragua (43) y El Salvador (45).

A primera vista, puede parecer contradictorio que algunos países de una de las regiones más pobres e inestables del globo aparezcan en el Top-50 de la medición resultante del estudio.

Esto es porque aunque las principales variables tomadas en cuenta sean la Esperanza de Vida y el Producto Interno Bruto de cada sujeto estudiado, lo que principalmente se pondera es la calidad humana de los habitantes y sus relaciones para con su prójimo. Desde luego cabría esperar que la situación económica y social de cada uno tenga repercusiones en estos factores.

De hecho, en este último sentido hay dos casos en los que puede verificarse esta relación. Noruega, por ejemplo está en el primer lugar porque hay un gran sentido de unidad, cooperación y confianza mutua entre sus habitantes. Claramente esto tiene un trasfondo socio-económico importante. Sin embargo, éste no parece complicarles la vida a los noruegos. De su resultado en el World Happiness Report suele comentarse que es el país más feliz de la Tierra a pesar de la baja de en los precios del petróleo, que es la principal fuente de ingresos de este país y cuyas reservas se manejan con extrema cautela a fin de no agotarlas prematuramente.

Felicidad

En el otro lado de la moneda, tenemos que los Estados Unidos ha bajado un puesto en la medición respecto al año 2016. El país del norte aparece para este año en la posición 14 a pesar de que el desempleo ha bajado a mínimos históricos y que la renta media del estadounidense tiene una tendencia al alza.

La razón por la que a pesar de la riqueza material, los ciudadanos norteamericanos son más infelices que hace un año. Es porque precisamente el materialismo tan presente en su sociedad se los dificulta. De acuerdo a las fuentes consultadas, entre más abundancia se tiene, es más difícil tener confianza mutua o mostrar empatía por los demás. Por ello, en este país se encuentran ante la disyuntiva si merece la pena tanta riqueza si ello conlleva un notable deterioro de las relaciones entre personas y la calidad humana de las mismas.

Hasta cierto punto, este resultado comprueba que el dinero no es sinónimo de éxito.

Aunque los resultados del World Happiness Report parten de indicadores socio-económicos importantes, es debido precisamente a esto que se prestan a ser malinterpretados. Puesto que en realidad lo que se verifica es una relación entre la situación del país y la calidad humana de sus ciudadanos. Con ello, es necesario que cada país involucrado en la medición ponga atención al verdadero objetivo del estudio en orden de redefinir sus paradigmas sociales.

Del mismo modo, los resultados periódicos de este estudio anual dejan cada vez más claro que la felicidad es un concepto mucho más complejo de lo que alguna vez hemos imaginado.

Fuentes:

El Blog: El Salvador es de los países más felices del mundo, según estudio.

World Happiness: Report. 

La Capital: World Happiness Report 2017: Noruega es el país más feliz por su sentido comunitario.

Bloomberg: Money Doesn’t Buy Happiness (in America).