La quiebra de Payless y el comercio minorista

Payless

El comercio digital es, además de una realidad cada vez más presente en todo tipo de negocios, una fuerza transformadora importante. Esto queda demostrado con el reciente caso de la bancarrota de la cadena de zapaterías Payless ShoeSource en América del norte, que se da principalmente debido a la deuda acumulada por el negocio debido a crecientes y sostenidas bajas en las ventas en locales de los Estados Unidos y Canadá.

Payless, creada en el año de 1956 en Topeka, Kansas, cuenta con más de 4,400 puestos de venta en 30 países y anunció esta semana que se acogerá al Capítulo 11 del Código Federal de Bancarrota de los Estados Unidos. Dicho capítulo enuncia los procedimientos y posibles salvatajes en orden de reestructurar la situación de una empresa que se declara en quiebra.

Esto se lleva cabo a fin de amortiguar las consecuencias derivadas de esta circunstancia y que el negocio en cuestión pueda, en el mejor de los casos, continuar en operaciones.

Vale aclarar que este proceso no exime a la empresa –totalmente- de responder por sus compromisos.

Esto a su vez trae consecuencias obvias para sus activos y patrimonio, pues a fin de cuentas de lo que se trata es de cubrir los pasivos aparentemente insalvables que provocaron la bancarrota.

En este sentido, Payless acumula alrededor de US$1 mil millones de dólares en deudas. Debido a esta situación, el CEO de Payless, Paul Jones ha anunciado recientemente el cierre de 400 locales de venta en los Estados Unidos y Canadá. Esto equivale aproximadamente el 10% de sus operaciones mundiales.

En palabras del referido ejecutivo: “Es una decisión difícil, pero necesaria, derivada por los desafíos constantes en el entorno minorista”. Esto pone de manifiesto que la quiebra de la empresa en Norteamérica obedece  a lo siguiente:

A un notorio cambio de hábitos en los consumidores en cuanto a la manera como realizan sus compras.

En otras palabras, las ventas en esos locales se han reducido en razón de una creciente preferencia por el comercio electrónico. Por ello, cada vez menos personas en los países afectados frecuentan los centros comerciales y los locales físicos.

Esta es una situación que se está replicando en una buena porción del sector de ventas minoristas. Aunque el de Payless es un caso emblemático, este fenómeno se repite en muchas empresas reconocidas como JC Penney, Sears, GameStop, Ralph Lauren y Victoria’s Secret. Ésta última ha manifestado además que la ubicación de sus tiendas complica el panorama, porque muchas de ellas se encuentran en zonas con poco movimiento comercial.

Entretanto, se ha dado a conocer que las operaciones de la cadena en el resto del mundo no corren peligro alguno y continuarán con normalidad.

Por ende, las tiendas Payless en El Salvador y el resto de América Latina continuarán abiertas indefinidamente.

Esto es dado que la decisión tomada sólo afecta a los comercios en Estados Unidos y Canadá y la subdivisión logística de la compañía, concretamente, el centro logístico que se encuentra ubicado en Hong-Kong.

La bancarrota de Payless ShoeSource pone en evidencia al comercio digital como el ejemplo más actual del concepto económico de “Destrucción Creadora”. Este concepto fue enunciado por el economista austriaco Joseph Schumpeter, de acuerdo con el cual la innovación suele traer como consecuencia la desaparición de modelos de negocio y productos completos a medida que las novedades en productos y procesos les hagan quedar obsoletos. En base a esto, sucesos como estos marcan un posible punto de inflexión en la situación del comercio minorista, en la que los dados están cargados a favor de las compras online.

Payless

Fuentes:

El Colombiano: La cadena Payless se declara en bancarrota: cerrará 400 tiendas.

Estrategia y Negocios: Payless Shoesource se declara en bancarrota.

Prensa Libre: ¿Qué pasará con Payless en Guatemala y Latinoamérica?

Telemundo 51: Estas son las tiendas Payless que cierran tras bancarrota.

La Nación: