Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

A veces las ideas surgen de la manera menos inesperada. Cuando la hija de la prestigiosa conductora de Telecorporación Salvadoreña, Kathya Carranza, acababa de nacer, a veces le costaba entender qué quería la niña. Constantemente le preguntaba: “¿Qué? ¿Qué quieres?” relata Kathya con una gran sonrisa.

Entonces un día, le dio una almohada a su bebé y la niña le llamó Keke al regalo en base a lo que su madre solía preguntarle. De esta manera, la almohada fue nombrada como Keke.

La madre de Kathya le había regalado una máquina de coser para tejerle mantillas a su hija, y para el día del padre, le hizo una almohada terapéutica a su esposo con algo de manta que le había sobrado. Con esmero, Kathya trazó, cortó y rellenó la almohada con ingredientes de cocina como arroz, frijoles y garbanzos.

Incluso disfrazo el olor deagradable con una crema de lavanda.

Su esposo quedó impresionado por el producto final y le vio el potencial. Le sugirió que lo vendiera. Fue así como comenzó la aventura de esta comunicadora y emprendedora.

Comenzó a enriquecerse en conocimientos sobre los tipos de semillas con los que podía rellenar las almohadas y los tipos de telas más funcionales. Necesitaba materiales que no se derritieran o quemaran ya que los productos debían ser calentados en microondas.

Al principio, lo vendió entre sus amistades y su marca se volvió muy popular. Recibía bastantes encargos por lo que se aventuró a abrir un quiosco en uno de los Centros Comerciales más conocidos en el año 2008. En ese puesto, tenía almohadas relajantes de muchos colores: Rosadas, anaranjadas, cafés, entre otros tonos.

Kathya les explicaba a las personas cuál era el propósito de sus productos:

Un espacio dedicado a la relajación, a la paz mental y a la recuperación de energías.

“Fue un boom. Era un producto nuevo. Vendí todo el stock que había hecho en Febrero y Marzo” asegura la emprendedora. Por eso quiso llevar su marca al siguiente paso, ampliando la gama de productos. “Tenía que producir algo (otro artículo) que fuera perecedero; que se acabara; que tuviera un ciclo de venta y de uso” explica.

Ya estando en el rubro de relajación, eligió incluir aceites, cremas y jabones. Incursionó en el mercado de la cosmética natural.

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

Algo curioso es que Kathya asegura nunca haber sido experta en química. Sin embargo, ella se puso a experimentar en la cocina de su casa. Cuando se metió en el mundo de los jabones, se dio cuenta de que eran los productos más complejos.

“Increíble; me quedaba aguada la fórmula. Me quedaba dura. Me costó entender que esto es como cocinar: Es como hacer queso. Cada queso tiene su punto de maduración y así es el jabón” explica. Entendió que los porcentajes tenían que cambiar dependiendo de cada producto.

Ahora describe los jabones como sus productos consentidos.

 La formulación de los artículos en su catálogo pasó por sus manos. Comentá con orgullo que tiene un cuaderno lleno de pruebas y errores, con manchas, apuntes de porcentajes y todo tipo de detalles. Anotaba las propiedades y los beneficios de cada ingrediente, especialmente cuando se trataba de los aceites. “Los productos los he elaborado como si fueran para mi” puntualiza.

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

Su marca creció y llegó un punto en el que necesitó ayuda. Recibió asesoramiento y le sugirieron que agregara su nombre de comunicadora a la marca. “Para mí era una dosis de ego elevada. No estaba segura de querer hacerlo. El producto ya llevaba dos años y se vendía muy bien.” comenta.

No obstante, la marca se convirtió en: Keke by Kathya Carranza con el slogan: Relajación Natural. Y comenta que fue bien aceptado. Puso una imagen de ella en su quiosco y dice que fue divertido porque ella se escondía mientras las personas se tomaban fotografías con el arte visual. Le gustó ese contacto directo con el público.

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

“Yo le soy sincera: Yo soy lo que soy gracias a toda esa gente que tuve la oportunidad de conocer en el Centro Comercial” comenta.

Kathya se describe a sí misma como una mujer de fe.

Tuvo un accidente por el cual tuvieron que operarla de emergencia. Tuvo que reposar por 3 meses. Cuando se reincorporó, se enteró que el producto no se había vendido en el quiosco. Le escribió a los encargados del Centro Comercial para averiguar si podía cerrar sin ningún tipo de penalización.

Con una sonrisa, comenta que fueron bastante comprensivos. Estaban agradecidos por el tiempo en el que ella había sido parte del centro comercial, porque su marca era innovadora y que las puertas quedaban abiertas cuando ella quisiera regresar.

Lo interesante fue que al irse del quiosco muchas personas la volvieron a llamar. Querían saber dónde encontrarla. En poco tiempo, los encargos se habían multiplicado.  “No daba abasto por mi empleo en el canal, mis hijos y mi hogar” relata.

En ese entonces, también comencé a recibir varias cartas y correos de personas con historias desgarradoras diciéndole que necesitaban trabajo.

Algunas estaban a punto de perderlo todo.

Kathya quería desarrollar el proyecto de ventas por catálogo desde hacía algún tiempo pero no había podido hacerlo. Pero ella supo que ya había llegado el momento de ponerlo en marcha. “Yo no estoy aquí para ver qué me llevo de esta vida, sino para ver qué dejamos” comenta.

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

Las afiliadas obtienen charlas de empoderamiento además de una formación para vender los productos. De esta forma, la marca le ofrece a estas mujeres la oportunidad de un trabajo donde puedan hacer su propio horario y así dedicarse a su familia. Kathya detalla que busca dar a conocer el valor de la mujer en el hogar.

“Yo soy una fiel creyente de que la mujer tiene un rol muy importante dentro del hogar” Comenta, “Estoy convencidísima de que la falta de la mujer en el hogar nos hace pagar un precio alto.” La marca trata de poner una semilla de valores y de amor en las mujeres emprendedoras, fomentando la integración familiar.

¿Y cuáles son todos los productos de Keke by Kathya Carrianza?

Además de las almohadas protagonistas, en la línea de cosmética natural, se encuentran productos especiales como el gel calmante de manzanilla, la manteca de Karite y el gel relajante. Para el cuidado de la piel, tienen crema de coco, la cual es una opción para las personas que no gustan de la sensación grasosa del aceite de coco.

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

También tienen exfoliante corporal, crema Anti Astrías, para adolescentes y mujeres embarazadas, crema de Pompitas y mantequilla de almendras. Kathya dice que esta última ayuda a tratar la resequedad y suaviza la piel áspera como las manos, los codos y las rodillas.

Para el tratamiento del cabello, tienen variedad de shampoos y acondicionadores, como de Romero, de Sapuyulo y de Manzanilla, entre otros. Para el cuidado facial, Keke ofrece Crema y exfoliante de Pepino Aloe, Mascarilla de té Verde y Minerales y Agua de Rosas, entre otros productos de glamorosos beneficios.

La marca también se ha expandido a productos para caballeros.

Los dos artículos de esta sección son: Bárbaro Enjuague Facial y Bárbaro Jabón Espumoso. Y por supuesto, en Keke se encuentran los jabones naturales, entre otros productos para baños y tratamientos reductivos.

Keke by Kathya Carranza: “Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito”

Hay una historia fascinante detrás de cada producto porque relata que su abuelita siempre tenía un tarro lleno de crema que ella misma mezclaba. Este tipo de joyas naturales existen a partir de conocimientos tradicionales pasados de generación en generación. “Nuestra línea de cosmética natural evoca  a nuestros antepasados” explica la emprendedora.

Actualmente, Keke by Kathya Carranza es de las líneas cosméticas naturales más fuertes en el país. Vamos creciendo, vamos innovando” comenta Kathya, ya que siempre están haciendo planes para fortalecer las ventas y expandirse más.

“Así es como Keke existe: De caídas y de levantadas, pero de cada fracaso, aprendemos mucho más” afirma la emprendedora. Ella aconseja a las personas que deseen poner su negocio a organizarse y ser humildes.

“Si yo estoy donde estoy, es porque tuve humildad para aceptar mis errores y escuchar sugerencias. No hay que tenerle miedo a fracasar y aceptar el fracaso. Yo me equivoqué millones de veces. Nunca deben perder su esencia. Siempre deben creer en su sueño. Cuando las cosas están bien hechas dan buenos resultados. Si tú no has fracasado, nunca conocerás el éxito. Tienes que caer para levantarte” Concluye la comunicadora

Te invitamos a seguir Keke by Kathya Carranza en sus redes sociales: Facebook e Instagram.

Tambien te dejamos el número de WhatsApp:

La marcha de los Soldados de Hielo