El desierto más extremo nos muestra que puede haber vida en marte

El desierto más extremo nos muestra que puede haber vida en marte

Siempre se ha visto muy lejana la colonización de planetas como Marte debido a su forma desértica que no dejaría prosperar la vida como en la tierra. Sin embargo, un grupo de científicos liderados por Dirk Schulze-Makuch, centraron su atención en un curioso fenómeno donde millones de organismos “vuelven a la vida” en el que es considerado el desierto más seco de todo el mundo.

Y es por ello que estos científicos han descifrado el factor clave de la vida en este desierto:

La lluvia.

Todo comenzó por la curiosidad de este grupo de saber si los microbios y organismos que habitan en el desierto más extremo del mundo, ubicado en Atacama, Sudamérica, donde pasan décadas sin lluvia, son residentes permanentes o simplemente restos moribundos, arrastrados por el clima. Por ello es que este grupo de científicos estudió durante años este entorno,  pues este sería el lugar más similar en la Tierra a la superficie de Marte.

Todo comenzó a apuntar positivamente desde una de sus primeras visitas.

En 2015, todos se vieron sorprendidos por un evento casi único en la zona: una lluvia, la cual dio una reacción casi inmediatamente después de caer, pues los investigadores detectaron una explosión de actividad biológica en el suelo de Atacama.

Los científicos recolectaron muestras del suelo y realizaron análisis genéticos para identificar las diferentes comunidades microbianas que se estaban reproduciendo en las muestras. Descubrieron que varias especies autóctonas de vida microbiana se habían adaptado para vivir en el entorno hostil.

Durante los siguientes dos años, los científicos regresaron a Atacama para realizar un seguimiento y descubrieron que las mismas comunidades microbianas en el suelo volvían gradualmente a un estado latente.

Esto era a medida que desaparecía la humedad.

“En el pasado se habían descubierto organismos moribundos cerca de la superficie y restos de ADN, pero esta es realmente la primera vez que alguien ha podido identificar una forma de vida persistente en el suelo del desierto de Atacama. Creemos que estas comunidades microbianas pueden permanecer latentes durante cientos o incluso miles de años en condiciones muy similares a las que se pueden encontrar en un planeta como Marte y luego volver a la vida cuando llueve. Sabemos que hay agua congelada en el suelo marciano y la investigación reciente sugiere nevadas nocturnas y otros eventos de aumento de la humedad cerca de la superficie. Si la vida alguna vez evolucionó en Marte, nuestra investigación sugiere que podría haber encontrado un nicho bajo la actual superficie extremadamente árida”.
Expuso Dirk Schulze-Makuch, en su estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Esperamos ver más estudios positivos de este grupo y así llegar más rápido a la hora de emplearlos en Marte.