Prudencia Ayala, una salvadoreña sin límites

Tomada de: Museo de La Palabra y la Imagen
Por: Santiago Lovo, Comunicador

Dotada de inteligencia y un innegable valor que la catapultó como una de las mujeres más importantes en la cultura salvadoreña, Prudencia Ayala se convirtió en un estandarte de los derechos de la mujer. Hija de una familia indígena, Prudencia se enfrentó a lo largo de su vida, no solamente a la sociedad machista de la época, sino también a la realidad de ser una persona indígena, un “estigma”, que, en ese tiempo, tampoco era fácil de manejar. De acuerdo con EcuRed, la también escritora, era conocida por esos años como ‘La Sibila Santaneca’ o como ‘La loca Prudencia’. Actualmente es recordada como la primera mujer en proponerse como aspirante a la Presidencia de El Salvador, así como un ícono de enorme influencia en la lucha por los derechos femeninos.


Tomada de: @EShistoria32

Su trascendental vida política tuvo un considerable realce luego de convertirse en aspirante a la Presidencia de la Republica. De acuerdo con la BBC, Prudencia escribió en el editorial de la radio, Redención Femenina lo siguiente: “La mujer ha gobernado en Europa en el sistema monárquico. ¿Qué de extraño tiene que gobierne en las Repúblicas del Continente indo-latino-hispanoamericano en el sistema democrático?”. La polémica no se hizo esperar y las alusiones políticas de Prudencia Ayala, se tuvieron que enfrentar a la Corte Suprema de Justicia, que falló en su contra y le impidió la oportunidad de poder llegar a ser la primera mujer con el cargo más alto de una nación. Además de las entidades jerárquicas que se opusieron al trabajo de Ayala, muchas personas la tildaron de loca y pusieron en duda sus facultades mentales, por el siempre hecho de ser una mujer, que luchaba por un balance del rol femenino en una sociedad errada.

Dibujos animados sobre Prudencia Ayala, cortesía de Museo de la Palabra y la Imagen.

Lamentablemente Prudencia Ayala no pudo ver realizado el derecho al voto de la mujer salvadoreña, porque este logro sucedió cuando ella ya había fallecido. El implacable legado de Ayala la ha vuelto una mujer inmortal en el pueblo salvadoreño, especialmente en los sectores que aún continúan en la lucha por los derechos de la mujer. Si bien la situación de la mujer ha mejorado en El Salvador y en algunos países del mundo, aún hay mujeres que sufren tratos inadecuados y son discriminadas.