Los jeans son íconos del estilo de vida actual. Más allá de la comodidad y practicidad que representan y que le ofrecen a quien los porte, los pantalones de lona juegan un papel fundamental en el rubro de la moda. The Denim Project es una marca salvadoreña especializada en esta prenda la cual todos conocemos.

Roberto Tica y Adriana Portillo, los dueños de la marca, nos comparten su historia. Siendo los dos administradores de empresa, decidieron empezar un emprendimiento relacionado al mundo de los jeans. Eligieron el nombre The Denim Project ya que “Denim” es la palabra internacional de la tela con la que se hacen estos pantalones.

La palabra Project fue para completar el concepto. “La idea era no sólo crear una marca sino un proyecto social que apoyara a nuestra gente y que apoyara a nuestro talento nacional” explica Roberto Ticas.

La innovación de esta marca está en la combinación de dos elementos:

La dimensión estética y la dimensión social.

En muchas formas, esta suma es necesaria para que un jeans sea de verdadera calidad. Hay muchos problemas que encuentran las personas a la hora de comprar un jeans, desde la talla hasta el tipo de tela. En algunos casos, estos pantalones se estiran a los meses y son inservibles; además de verse antiestéticos.

Roberto y Adriana tomaron en consideración todos estos factores. Cuando empezaron, estaba de moda el skinny jeans, por lo que decidieron darle un toque diferente al añadirle un diseño a la parte del pantalón que se dobla. Para lograrlo, estudiaron el mercado, buscaron la tela adecuada y analizaron los cosos de producción.

Fue una búsqueda difícil pero al final encontraron una tela en la que se pudieran sublimar los diseños para ofrecer la prenda con un estilo original sin que se perdiera la calidad de la pieza.

En la dimensión social, entra la parte cultural.

La moda y la cultura son conceptos que van de la mano a nivel artístico, ya que juntos buscan trasmitir un mensaje. The Denim Project tiene una colección llamada Raíz en la cual los jeans tienen diseños hechos de los telares tradicionales de El Salvador. Adriana comenta que normalmente las personas del país no consumen estos diseños típicos y que los extranjeros sí lo hacen.

Mediante le marca, se busca cambiar esto y fomentar el amor a la cultura salvadoreña mediante unos jeans nunca antes vistos. Este concepto no sólo está presente en los pantalones protagonistas de la marca, sino también en zapatos, camisetas, gorras y otros productos en el rubro de la moda.

“La idea fue combinar modernidad con un poco de lo nuestro” puntualiza Roberto y Adriana asegura lo siguiente: “El propósito es que la gente crea en su cultura; lleve su cultura orgullosamente en una prenda.”

La dimensión social abarca incluso más para The Demin Project. Ellos le dan la oportunidad laboral a jóvenes que viven en zonas vulnerables del país. Roberto explica que en muchos trabajos, juzgan a la persona por el lugar del que proviene y no por su talento.

 Pero en la marca, se rompe este esquema.

“Si una persona hace bien su trabajo, es bueno saber la procedencia, pero si no te hace daño a ti ni tú a él, creo que se lleva una relación y una convivencia sana.” Opina Adriana y Roberto agrega que esos jóvenes son personas muy trabajadoras.

En todo sentido, The Denim Project es una marca abierta a apoyar el talento nacional. Hicieron una alianza con el diseñador Ernesto Rodríguez plasmando sus diseños en las prendas de ellos. Cuando crearon la marca, Adriana enfatizó que deseaba que este negocio fuera responsable en todo aspecto; que sus bases fueran las adecuadas.

Un tema que tiene bastante priorización en estos momentos en los países del primer mundo es el ecológico. Los consumidores internacionales son más exigentes y prefieren marcas que sean responsables con el medio ambiente. Lo curioso del caso es que en El Salvador, esa cultura todavía no ha nacido, pero esto no ha detenido a The Demin Project de perseguir ese estándar como valor agregado.

“Nosotros lo hacemos más por convicción que porque el mercado nos lo esté exigiendo” afirma Roberto. Explican que el rubro del textil está catalogado como el más contaminante del mundo. “Te imaginas cuánta agua, cuanto colorante y cuánto tiempo se gasta en hacer un jeans” medita Adriana.

Estaban en un territorio muy complicado en este ámbito.

Actualmente están tratando de montar un sistema para la purificación del agua, ya que es este el elemento que más se daña en el proceso de hacer un jeans. Otro punto importante en el tema ecológico es el de los proveedores.

Hay que aclarar que en The Denim Project, no son los productores de esta tela tan característica, pero sí se preocupan por el origen de su materia prima. Buscaron proveedores que tuvieran la certificación de ser responsables con el medio ambiente.

Es la primera marca centroamericana que sacará una línea de jeans hechos a base de botellas recicladas de plástico. Aunque esto pueda sonar como un concepto extraño para algunos, de hecho los pantalones stretch, esos diseños chic que quedan pegados, llevan plástico en la base del hilo, de forma que el carácter ecológico se complementa con la calidad de la prenda. Además, Adriana puntualiza que al ver la lona, el plástico ni siquiera se nota.

The Denim Project garantiza la durabilidad del pantalón.

Los dueños de la marca comentan que la aceptación del público ha sido emocionante. Un negocio, además de hacer dinero, también debe apoyar a su país y al mundo entero. Esto se puede ver reflejado en el hecho que crean prendas para todo tipo de tallas, porque lo importante para la marca es satisfacer al cliente. The Denim Project ha comenzado con estas bases y estas estrategias para crecer con excelencia.

“Al principio, es bien difícil saber si estás tomando la decisión correcta.” Detalla Adriana, y comenta que lo más gratificante es ver a alguien en la calle, un desconocido, usando uno de sus productos.  “Hasta lloré” comenta la dueña de la marca. “En ese momento, te das cuenta que lo que hemos creado valió la pena.”

The Denim Project ha estado presente en pasarelas como Memembranzas, la cual era en apoyo del asilo San Vicente de Paul y Opulencia Pipil, donde mostraron su colección Raíz. Si deseas adquirir un jeans de esta marca, puedes encontrar sus diseños actualmente en La Casa Tomada, en Hecho en Casa,  en April Store y en las Boutiques Mia Voga que se encuentran en la escalón, en la zona de la UCA (Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”) y en Santa Elena.

Te invitamos a seguirlos en sus redes sociales: Facebook.