Un hombre salvadoreño que no desea tener hijos

Foto Equipo El Target
La sobrepoblación es una de las principales causas de los problemas que enfrenta la sociedad salvadoreña, esto ha preocupado a un grupo de personas que han decidido tomar cartas en el asunto.

Alejandro Flores es parte del grupo Childfree El Salvador, un colectivo que tiene por  finalidad de enfrentar la problemática de la sobrepoblación en El Salvador, desde una perspectiva personal, es decir, no teniendo hijos. Él es un joven 29 años preocupado por la situación social de su país, y no es para menos, el alto índice de violencia, la baja calidad en la educación y salud, entre otros muchos problemas que engrosan la lista, es por ello que Alejandro ha decidido no procrear hijos.

Para personas como Alejandro, muchas problemáticas son causadas por el exceso de natalidad en el país, al respecto nos comentó:

“Hay mucha fricción social, desigualdad económica, discriminación y abuso infantil. Estamos formando adultos incompletos, gente que no tiene a ambos padres, o que han sido criados por personas que no son las más idóneas”.

Alejandro mencionó que muchas parejas tienen hijos, pero que realmente no es algo que hayan planificado antes:

“En mi colonia he visto un par de niñas embarazadas y parejas de bachillerato que empiezan a tener hijos a temprana edad, estoy seguro que si les preguntamos a todos ellos, que, si eso era lo que querían, dirían que no”.

Una decisión más allá de lo altruista

El entrevistado nos explicó que existen circunstancias personales que influyeron en su decisión de convertirse en Childfree:

“He crecido en un entorno en el que han habido dificultades económicas y problemas internos entre la familia. No me gustaría ser alguien más que vaya a replicar ese modelo”.

Flores nos comentó qué medidas toma como individuo para cuidarse y no tener hijos:

“Por mi parte, uso métodos anticonceptivos, es importante, planear y no solo improvisar”.

Mantener una relación con alguien que tenga la misma postura, con respecto a la procreación, es algo necesario, explicó Alejandro:

“Trato de entablar una relación con alguien que piense de mi misma forma, porque ya he estado en situaciones, en donde las mujeres desean tener hijos y han querido forzar un embarazo, eso es algo incómodo”.

Archivo El Target

Ser Childfree no significa odiar a los niños

El entrevistado nos puntualizó, que ser una persona que no desea tener hijos, no significa que no te gusten los niños:

“He visto opiniones de personas que no les gustan los niños, yo no los detesto, en mi casa hay niños pequeños, de hecho me agradan es bonito convivir con ellos”.

Para el Childfree no es necesario odiar algo para no estar de acuerdo con ello, en la vida debe haber matices, ya que los humanos no somos máquinas exactas:

“Uno puede tener una postura, sin ser totalmente antagónico, en términos de blanco y negro o amigo y enemigo con la contraparte”.

El peso de la religión

Para Alejandro la religión tiene un protagonismo importante con respecto al problema de la educación sexual y por ende la sobrepoblación, al respectó expresó:

“La religión históricamente tiene un gran peso, siempre ha estado atada al poder y a la forma de gobierno que hemos tenido, la religión determina muchas cosas. La religión ha estigmatizado el hecho de no tener hijos y ha recalcado la importancia de reproducirse”.

Tomado de: Millennials y Religion

Los beneficios de un control natal en El Salvador

Para Alejando regular la natalidad en el país es un elemento muy importante para evolucionar como sociedad, y es que según cifras de UNICEF, 2015, catorce niños nacen cada hora en El Salvador:

“Los cambios serian palpables en corto plazo, comenzando con algo tan tonto y simple como el tráfico”.

Una disminución en el nivel poblacional contribuiría también a aspectos tan importantes como la educación o la violencia, comenta el entrevistado:

“Un salón con 50 niños no es una  forma de educar a un niño, esto no va formar individuos de verdad, imaginémonos un salón con 20 niños, sería totalmente distinto, lo mismo pasaría con los recursos”.

Un mensaje de Alejandro Flores para los lectores de El Target

Para el invitado, pensar de forma egoísta, solo en los deseos emocionales del individuo a través de un hijo, no es una opción sana de vida, por lo que nos invita a cuestionar todo aquello que pueda hacer la diferencia para mejorar nuestro entorno:

“Para aprender algo nuevo, para descubrir una verdad, es necesario analizar que todo lo que hemos considerado como cierto, puede que no lo sea. La mejor forma de aprender algo es comenzar por la idea de que yo podría estar equivocado y a partir de ahí, escuchar a otros”.