El consumo del tabaco: ¿Informar es concientizar?

El consumo del tabaco: ¿Informar es concientizar?

Mucho se habla sobre las consecuencias del consumo del tabaco, pero se sabe que es una tarea compleja el ponerle una pausa a esto. Las investigaciones realizadas por la Universidad Alberto Masferrer profundizan en todas las implicaciones que ocurren al fumar, y estas son las conclusiones al respecto:

Es mayor el número de los que no fuman comparados con los que fuman. El sexo masculino presenta   más estudiantes fumadores que el femenino. Independientemente del sexo, el grupo etario  que más está involucrado en el tabaquismo es de 18 a 20 años. Estos descubrimientos, en la mayoría, coinciden con la literatura mundial, excepto en el caso de la edad de iniciarse en el tabaquismo; la literatura mundial reporta de 9 años, 10 años y más.

Sin embargo, la edad de inicio en el presente estudio sugiere que es de 16 a 20 años.

La investigación sugiere que la razón por la que fuman los estudiantes es por el gusto o placer de fumar, seguido por controlar el estado de los nervios. Esta última razón llama la atención para una futura investigación por las complicaciones para la salud. La cantidad de cigarrillos que consumen al día es de 1 a 15 cigarrillos, y no importa sexo ni edad.

Es alarmante que la investigación sugiera que el mayor porcentaje de tabaquistas fuman a cualquier hora del día predominando la tarde y la noche. En relación al lugar físico donde los estudiantes les gusta fumar, es muy importante saber que el mayor porcentaje de ellos fuman en el interior de la Universidad, seguido por la cafetería. Esto significa un problema de salud pública, debido a que toda la comunidad universitaria  está compartiendo el humo, convirtiéndose en fumadores pasivos con las consecuencias implícitas para el ser humano.

Dentro de los tipos de tabaco que existen a nivel mundial, el estudio sugiere que la mayoría continúa consumiendo cigarrillo. A pesar de las señalizaciones prohibitivas y las campañas de antitabaco, ocurre lo siguiente en los espacios universitarios:

Es ahí donde los estudiantes practican estas conductas en esta etapa de su vida.

Es por eso que el estudio también presentó varias recomendaciones a nivel académico: Debido a la importancia del tema y las consecuencias en la salud de los estudiantes, estos resultados deben mantenerse y ampliarse en otras investigaciones a grupos etarios de menor edad.

Las autoridades de salud pública deben ser garantes de este tipo de investigaciones, debido a que este problema actual del tabaquismo y sus consecuencias pueden convertirse en un evento  epidémico muy grave. Es muy importante determinar el tipo de tabaco que consumen los estudiantes, siendo el cigarrillo el que más se consumió, 97.14%, seguido del habano con un 2.86%.

Con respecto al fenómeno del tabaquismo es importante señalar que, como actualmente las prohibiciones  para fumar están dirigidas  a la emisión del humo, en el comercio se está promoviendo lo siguiente:

El uso del tabaco sin humo.

Aquí, entran los siguientes ejemplos: Cigarrillos  ”clove” (kretets) que poseen los mismos riesgos para la salud que los tradicionales y cigarrillos de sabores ”bidis” o ”beedies”, de bajo costo, variedad de sabores y con un estímulo nocivo de inmediato, muy comunes en los Estados Unidos. Se  ha demostrado que los fumadores de ”bidis” presentan porcentajes más altos de cáncer de pulmón. ‘‘Hookah’’ (pipa de agua) conocido como narguilles es un tabaco quemado con miel. Este tipo de cigarrillo promueve el padecimiento hasta de la Tuberculosis.

Lo anterior es algo que alarmó a los investigadores, ya que son innovaciones de ”Culturas importadas” que cada día pueden ser utilizadas en los centros de estudio, por la influencia de la televisión y del cine. La concientización bien puede ser algo difícil de lograr en las personas que se ven atraídas hacia este tipo de actividades, pero las investigaciones que se dedican a fomentar la información sobre dichos temas representan un gran comienzo.

Agradecimientos a: Investigaciones hechas por La Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer.